Fundación Adiem reivindica en el día de la cero discriminación los obstáculos que se encuentran las personas con problemas de salud mental para acceder al mundo laboral y lograr una vida plena

El 1 de marzo se celebra, a nivel mundial, el Día de la Cero Discriminación, proclamado por la Asamblea General de Naciones Unidas, que tiene como objetivo conmemorar el derecho de todas las personas a vivir una vida plena y digna, independientemente de su situación, de su identidad, de su biografía o de sus circunstancias.

La salud mental es sin duda uno de los ámbitos en los que más discriminaciones se producen. Los prejuicios y estereotipos asociados a las personas con problemas de salud mental hacen que continúen siendo ciudadanas y ciudadanos sin pleno derecho. Se enfrentan en múltiples ocasiones a la incomprensión de la sociedad y a ideas equívocas y preconcebidas: desde la visión paternalista que no visibiliza las capacidades de la persona sino que fomenta una imagen dependiente y poco autónoma, hasta la percepción negativa que llega a asociar violencia con trastorno mental, lo cual provoca innumerables situaciones discriminatorias que se asientan en falsos mitos y que perjudican a la persona.

Salud mental y desempleo

Una de las consecuencias del estigma con el que viven las personas con problemas de salud mental, es el acceso al mundo laboral. Las elevadas cifras de paro que afectan a estas personas son como consecuencia de todos los prejuicios que siguen estando presentes. Continúan siendo el colectivo con menor tasa de empleo de todos los tipos de discapacidad, y así se refleja en el último informe «El empleo de las personas con discapacidad (EPD)» del Instituto Nacional de Estadística.

Entre los principales resultados del informe, destaca la baja participación en el
mercado laboral de las personas con discapacidad.
El 34,6% de las personas de 16 a 64 años con discapacidad oficialmente reconocida en 2021 eran activos, 0,3 puntos más que en el año anterior, pero, sin embargo supone una tasa de 43,1 puntos inferior a la de la población sin discapacidad.

Por otro lado, la tasa de empleo de las personas con discapacidad fue del 26,9% (frente a 66,3% para las personas sin discapacidad), con un aumento de 0,2 puntos respecto a 2020. El número de ocupados con discapacidad aumentó en 1.800 personas (un 0,3%) en 2021. El de personas sin discapacidad aumentó un 2,9%. En 2021, la tasa de paro del colectivo con discapacidad fue del 22,5%, 0,3 puntos más que en 2020. Esta tasa era 7,8 puntos superior a la de la población sin discapacidad. Además, el número de parados con discapacidad aumentó en 2.500 personas (un 1,7%) durante 2021, mientras que entre las personas sin discapacidad disminuyó un 3,2%.

Las personas con problemas de salud mental tienen derecho a participar en el trabajo de forma plena y equitativa, y a pesar de que la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad proporciona un acuerdo internacional para promover los derechos de las personas con discapacidad (incluida la discapacidad psicosocial), también en el entorno laboral, las cifras reflejan como las personas con problemas de salud mental siguen siendo el colectivo con menor tasa de empleo. 8 de cada 10 personas con problemas mentales no tienen empleo.

Servicio de Intermediación  Laboral y Fomento de Empleo (SILFE)

Uno de los principales obstáculos a la hora de lograr una vida plena, con cero, discriminación es el estigma. Ante estas cifras, Fundación Adiem trabaja para impulsar iniciativas relacionadas con el mundo laboral. La Integración Laboral es fundamental si se pretende conseguir una rehabilitación integral de las personas con problemas de salud mental. Muchas personas usuarias de nuestra Fundación nos realizan demandas de ayuda a la búsqueda de empleo dadas las dificultades que encuentran cuando tratan de acercarse al mundo laboral. Por ello, pusimos en marcha el Servicio de Intermediación  Laboral y Fomento de Empleo (SILFE) para favorecer la accesibilidad a los recursos formativo-laborales de personas con problemas de salud mental que se encuentran en proceso de capacitación laboral o búsqueda activa de empleo.

Este servicio está dirigido a descubrir y potenciar la disposición para implicarse en un proyecto de inserción laboral mediante la identificación de sus intereses y potencialidades (recursos personales en actitudes y habilidades), en consonancia con las oportunidades que le brinda el mercado laboral, así como el compromiso de minimizar los déficit detectados a través de la participación en acciones de mejora de la empleabilidad. Además, cabe destacar, que el número de personas que durante el año 2022 se incorporaron a trabajar fue de 22 personas  (13 hombres y 9 mujeres). Y las personas que cuando entraron en SILFE ya estaban trabajando y continúan en ese puesto es de 6 (3 hombres y 3 mujeres).

En SILFE se trabaja tanto a través de talleres grupales como en intervención individual, sobre los siguientes aspectos: motivación al empleo, derechos laborales, competencias digitales, preparación de entrevistas, elaboración del Currículum Vitae, apoyo en la formación habilidades sociales y laborales, competencias blandas, entre otros.

Actuación cofinanciada por la Unión Europea a través del Programa Operativo del Fondo Social Europeo (FSE) de la Comunitat Valenciana 2014-2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio